Cloud

Periodo de acogida para niños, niñas y familias

(Del 8 al 14 de septiembre de 2021)

En esta sección de la web os queremos hacer llegar la importancia que damos desde nuestro PEC al proceso de acogida y a acompañar el inicio de la escolaridad de los niños y las niñas con la presencia familiar. Con este breve texto pretendemos explicitar la intención del equipo educativo de hacer más confortable esta vivencia y también un poco más organizada, amable y serena para familias, niñas y niños.(1)
hands-holding-a-house-model-on-green-nature-background-free-photo
Fuente de la imagen: https://es.vecteezy.com

“Cada niño y cada familia es diferente,
y por  tanto,
hace de este proceso de acogida un espacio y un tiempo especial y único .”

El tiempo de acogida es un momento intenso, delicado y, en ocasiones, difícil para todos y todas: equipo educativo, familias y niños y niñas. Es un esfuerzo que queremos reconocer y valorar como es debido.

El Departamento de Educación (2) señala que en los 5 primeros días del curso escolar se realizará un proceso de adaptación al centro. Considerando que el Proyecto Educativo de nuestra escuela recoge una visión de infancia que respeta sus necesidades auténticas, creemos que todos los niños y niñas deben estar acompañados por un familiar o una persona de referencia con quien tengan un vínculo estrecho y cercano, haciendo que ningún niño o niña viva estos primeros días de curso sin este acompañamiento.

Cada niño y cada familia es diferente, y por  tanto hace de este proceso de acogida en la escuela un espacio y un tiempo especial y único. La presencia de un referente adulto, busca favorecer que la escuela se convierta en un espacio y tiempo de acogida sereno y cuidado, en el que sea el mismo niño/a quien, de manera progresiva, pueda ir manifestando que cada vez se siente más seguro o segura.

Es un momento en el que niños, niñas y las familias comenzáis a habitar y vivir la escuela como un espacio y un tiempo educativo, a vincularos con el resto de personas que ya hace tiempo que la habitan o que, como vosotros, apenas lo están descubriendo. Por tanto, no entendemos, en ningún caso, que sea solo el niño/a quien se adapte a la escuela sino que, todos y todas, nos adaptamos a una nueva convivencia y contexto educativo y relacional.

Creciendo pasito a paso

El periodo de acogida es un tiempo especialmente cuidado en su organización, detalles y formas. Un proceso que no podemos (ni queremos) estandarizar ni uniformar. Por ello, consideramos que se deben respetar los ritmos y los procesos afectivos y emocionales de los pequeños y pequeñas, que se van creando poco a poco.

Son –siempre que podamos- momentos que vienen respetados desde la individualidad de cada uno de los niños y niñas y de las circunstancias particulares con las que “llega” a la escuela. En este tiempo, la escuela hace un gran esfuerzo modificando horarios, funciones del personal, organización espacial…

en pro de asegurar que los procesos que se vivan dentro de ella sean coherentes con la vida y con nuestro Proyecto Educativo.

Parafraseando a John Dewey:

“La escuela no debe ser la preparación para la vida, 

la escuela es la vida en sí misma”.

 

Acoger significa:

  • Construir un territorio común de familiarización y encuentro a partir de la diversidad de cada circunstancia.
  • Generar una confianza recíproca entre los miembros de la comunidad educativa desde el reconocimiento de todos y cada uno de los niños y niñas, favoreciendo un espacio y un tiempo sereno y cuidado.
  • También significa sentirse acogido (familias, niños, niñas, maestros…)
  • Supone el arte de la demora, de dar tiempo, de saber esperar para que cada proceso se exprese sin entrar en comparaciones entre niños y niñas o entre familias que son tan heterogéneas o plurales.

Acompañando los primeros momentos en la escuela a través de la mirada, la intensidad de la presencia, la espera recíproca, mostrándonos disponibles… vamos conociendo y reconociéndonos para crear entre todos una escuela de confianza, de relación, de calidad y de calidez.

Nadie está solo

Ninguna persona está sola en este proceso: los niños tienen a los adultos y a las adultas, las familias tienen a las personas del equipo educativo y nosotros tenemos todo un equipo que nos apoya y que actúa de forma coordinada y conjunta.

Es una relación de los tres vértices de la comunidad educativa (niños/as, familias y equipo educativo) y que, debe ser construida entre todos y todas en base a la confianza, a la paciencia y al diálogo y que hará que nuestro centro educativo se convierta en una verdadera escuela.

"Una escuela debe ser un lugar para todos los niños, no basada en la idea de que todos son iguales,
sino que todos son diferentes."
Loris Malaguzzi